Yo conocí gente que pagaba por Tinder

Yo conocí gente que pagaba por Tinder

cerillazos

No cabe duda que los tiempos han cambiado muchísimo. Antes para ligar te ibas a una disco un sábado o un domingo, ahora utilizas aplicaciones como Tinder.

Yo conocí gente que pagaba por Tinder

Y es que no cabe duda que nuestra forma de vida ha cambiado y nuestros hábitos también.  Ya hablaba de ligar en esta entrada del blog: ¿Se puede ligar en un curso de cerámica? Pero ahora se usan otras maneras de ligar. Con el poco tiempo que tenemos para relacionarnos en persona (y cada vez menos) ha aumentado el uso de aplicaciones para conocer gente.

Aplicaciones como Badoo, Tinder, Meetic, etc. toman su espacio en nuestro Smartphone para probar suerte e intentar encontrar a nuestra media naranja. Pero no nos engañemos. Muchos de los usuarios/as de esas aplicaciones no buscan en esas redes al amor de su vida. Muchos/as las utilizan para conocer gente o incluso para un «encuentro casual».

España el segundo país de Europa en el uso de aplicaciones de Citas

 

Y es que estos datos son ciertos. España es el segundo país de Europa en el uso de aplicaciones de citas. Aplicaciones como Tinder ocupan ya nuestros teléfonos como un WhatsApp cualquiera. Y es que todas estas aplicaciones sociales tienen un truco. Te ponen el caramelo en la boca de darte una parte gratuita pero cuando quieres hacer algo fuera de lo normal te toca pasar por caja. Normalmente una mensualidad de 8 € (como el caso de Tinder) pero hay algunas cuyo precio es mayor como Meetic.

Y es que ya hasta para ligar hay que pagar. Antes pues le invitabas a una copa (o a veces terminabas siendo un pagafantas). Pero ahora no, ahora para poder hablar con esa persona o mandarla varios mensajes tienes que pagar la prima.

Y es que el título viene porque un compañero mío de curso utiliza Tinder y encima paga por ella. Ha caído en la trampa de estas aplicaciones y paga por conocer gente.

La Trampa

Yo reconozco que era usuario de este tipo de aplicaciones (Tinder la sigo teniendo instalada en el móvil). Pero después de un tiempo te das cuenta que muchos perfiles son falsos. Que estas mismas apps crean perfiles de chicas o chicos muy «apetecibles» (por decirlo de alguna forma). Y después de hablar con ellos o ellas unas cuantas veces te das cuenta que no son reales. Que seguramente tú te piensas que estás hablando con la chica de tus sueños y es en realidad un chico que de guapo fijo que no tiene nada. Es complicado probar estas cosas pero en base a mi experiencia yo creo que pasan.

Y es que en eso basan su negocio. En gente que se encuentra sola o que no ha tenido suerte en el amor y busca al amor de su vida. Entonces le ponen delante un perfil que parece fabricado para ella o él y caen en la trampa y terminan pagando la mensualidad.

Mi opinión

Ya he dicho que yo también soy usuario de estas aplicaciones pero nunca volveré a pagar. Lo hice en su día en Meetic por probar hasta que me di cuenta que no había selección ninguna. Las mismas chicas con las que podía hablar gratis en otras aplicaciones de citas estaban en Meetic buscando al amor de su vida. Menudo engaño.

Pienso que hay mejores maneras de conocer gente. Apúntate a un curso de algo que te gusta. Fijo que tienes suerte y conoces a gente maravillosa. ¿Y quién sabe? En ese grupo está la persona con la que quieres compartir tu vida.

Porque si ahora pagamos por conocer gente  ¿qué será lo siguiente? Que hables con alguien en la cafetería y el del establecimiento te meta un plus.

Yo ahí lo dejo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *