Diario de palabras vacías

Diario de palabras vacias

cerillazos

Hoy a la entrada he decidido llamarla Diario de palabras vacias  o promesas incumplidas porque todos alguna vez han pasado por esto.

Diario de palabras vacías

La gente que me conoce un poco sabe que no digo las cosas por decir, que antes de decir alguna cosa (sobre todo las importantes y las transcendentales) esta muy pensada y estudiada y si la digo es por alguna razón.

El problema es que hay mucha gente que empieza a decir cosas como, vamos a hacer esto, vamos a hacer lo otro, vamos a hacer lo de mas allá y al final nada de nada. Eso es poner la miel en los labios y luego dejarte con las ganas, o mas comunmente llamada una cabronada.

¿Sino lo vas a hacer para que c… lo dices? Puedo entender que a otras personas se lo digas, pero que me lo digas a mí y luego no lo cumplas es peor que si me pegas una puñalada, porque metafóricamente hacer eso conmigo es apuñalarme el alma y ya no tiene sitio por donde sangrar.

Promesas incumplidas

¿Tanto le cuesta a la gente cumplir lo que dice? O un diario de palabras vacías. Palabras que se las lleva el viento, palabras que no quieren ser recordadas, pues lo siento, yo tengo buena memoria y me acuerdo.Si la persona me importa un poco me acuerdo de absolutamente todo lo que me dice y eso es una cabronada. Al final no haces mas que llevarte decepciones.

Esto de las promesas incumplidas daría para otra entrada pero ya que estamos lo comento aquí. ¿Tanto cuesta cumplir una promesa? ¿Tan difícil es? Y eso no es lo peor, sino la cantidad de mentiras que suele inventarse la gente para no cumplirla, con lo fácil que es decir : “mira no puedo cumplir esa promesa por esto”, punto, se acabo,no hay mas.  Hay personas que se empiezan a montar unas películas que ni las de Spielberg. Yo es que con esto no puedo, cuando hago una promesa me la tatuo a fuego. Faltar a una promesa es como antes se decía faltar al honor, y en un mundo en el que los valores ya no valen una puta mierda, faltar a una promesa es uno de los peores delitos que puedes cometer.

Yo no suelo prometer cosas, y si las prometo ya se puede estar acabando el mundo que la termino cumpliendo. Entiendo que esto es un poco radical pero es la realidad, sino la voy a cumplir, me callo y no me digo nada. Y si con lo de las palabras vacías era como si me clavaran un puñal cuando alguien no cumple una promesa que me hizo es como si me quitara algo de mí. Esa parte de mí que estaba ilusionada como un niño con un juguete nuevo, con algo mas por lo que seguir luchando y aguantando, por algo mas que te insufle vida.

No se debe nunca faltar a una promesa. Cada vez que lo hacen mueren 10 gatitos

Y es que entiendo que las cosas cambien pero hay promesas muy fáciles de cumplir y sino se cumplen es porque no se quiere o porque sencillamente a esa persona le importas una puta mierda (perdón por el vocabulario, demasiadas decepciones hoy).

Así que reflexiona y te animo a que tu diario de palabras vacías esté siempre vacío.