Espada

Me encantaría aprender a manejar la Espada

cerillazos

Ayer vi Tigre y Dragón 2, y es que es ver una espada y me motivo bastante. Me encantan este tipo de películas que juntan grandes exhibiciones de artes marciales y épicas batallas con espada.

Películas con espadas

Es que es ver una película de estas y me entran unas ganas locas de aprender a manejar una espada. Ya sabemos que las batallas están mas que coreografiadas pero aún así son muy espectaculares.

Y no digamos cuando se ponen a pegar saltos y a casi volar, o cuando se ponen a hacer llaves y técnicas de artes marciales que te dejan atónito según las ves. Otra cosa no, pero todas estas películas son muy visuales y deslumbrantes.

Otra película de ese tipo es Hero también muy espectacular. Hay unas cuantas escenas (modo spoiler on) que son grandiosas. Una de ellas es cuando atacan la escuela de caligrafía que las tropas del rey empiezan a lanzar flechas como sino hubiera un mañana. Un momento muy grande. Otra de las escenas que a mi me gustan (y que vienen muy a cuento con el tema del que estoy hablando) es cuando el «héroe» pide a uno de los maestros que le represente en formato caligráfico la palabra «espada» y explican que hay 19 formas distintas de representar esa palabras. 19 formas distintas en un lengua tan visual como es el chino, sinceramente es una auténtica pasada y lo bonita que es la caligrafía china.Además en ese momento de la película dicen que el manejo de la espada es como la escritura, así que yo con lo mal que escribo estoy jodi….

Y ya que hablamos de artes marciales os contaré mi experiencia con el judo. Yo, como muchos otros niños de mi generación íbamos a clases de judo .Era un negado, nunca pasé del cinturón amarillo. Y no es porque no le pusiera empeño es que no se me daba bien. Siempre he tenido un «pequeño» problema controlando mi fuerza (o dicho en modo anuncio, «la potencia sin control no sirve de nada»). Pues así era yo de pequeño y de no tan pequeño. Recuerdo en el colegio, en la clase de gimnasio que había que hacer el pino contra las espalderas (el pino nunca me ha salido bien), todavía me duele la hos… que me metí contra esas espalderas. Y no te digo nada jugando a los Bolos, le daba mucha fuerza a la bola y siempre me pasaba la caja. Un desastre vamos.

Si es que siempre he pensado que los deportes no son lo mio. Unos tienen la habilidad para ellos, yo al igual que con las manualidades nunca he tenido esa habilidad.

Y para no contaros mas historias que parezco el abuelo cebolleta termino este relato con las palabras de un gran espadachín : «Soy Iñigo Montoya y tu mataste a mi padre, prepárate a morir».

via GIPHY

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *